Buenos días!
Anoche dejé hojuelas de avena y semillas de chía remojando en agua. A la hora del desayuno le agrego a cada plato un poco de coco rallado, banano, semillas de girasol y de calabaza y una cucharada de polen. El polen es un gran alimento. No solo aporta vitaminas del complejo B, C, D y E ayudando a fortalecer nuestro sistema inmune, sino que además contiene todos los amino ácidos esenciales (es proteína), varios ácidos grasos y nos permite recuperarnos después de hacer deporte, provee energía y ayuda al crecimiento y definición de los músculos. 
Delicioso y balanceado desayuno de campeonas y campeones.

Buenos días!
Anoche dejé hojuelas de avena y semillas de chía remojando en agua. A la hora del desayuno le agrego a cada plato un poco de coco rallado, banano, semillas de girasol y de calabaza y una cucharada de polen. El polen es un gran alimento. No solo aporta vitaminas del complejo B, C, D y E ayudando a fortalecer nuestro sistema inmune, sino que además contiene todos los amino ácidos esenciales (es proteína), varios ácidos grasos y nos permite recuperarnos después de hacer deporte, provee energía y ayuda al crecimiento y definición de los músculos.
Delicioso y balanceado desayuno de campeonas y campeones.

Jugo hard core de vegetales y frutas

Resulta que mi madre querida es mucho más arriesgada que yo a la hora de preparar batidos verdes. 
Ella abre la nevera y empiezan a salir todo tipo de vegetales que van a parar a la licuadora: brocoli, tailan, repollo crespo (kale), aloe vera, lechugas de todo tipo, hierbas aromáticas y para endulzar frutas como la pitahaya, el mango y el banano. Un poco de aceite de coco y posiblemente algo de cúrcuma para llevar el jugo a un nivel superior. 
El resultado: un jugo intenso, fuerte, dulce, cremoso, maravilloso.

Jugo hard core de vegetales y frutas

Resulta que mi madre querida es mucho más arriesgada que yo a la hora de preparar batidos verdes.
Ella abre la nevera y empiezan a salir todo tipo de vegetales que van a parar a la licuadora: brocoli, tailan, repollo crespo (kale), aloe vera, lechugas de todo tipo, hierbas aromáticas y para endulzar frutas como la pitahaya, el mango y el banano. Un poco de aceite de coco y posiblemente algo de cúrcuma para llevar el jugo a un nivel superior.
El resultado: un jugo intenso, fuerte, dulce, cremoso, maravilloso.

Rollitos de Canela pero… integrales!
Olvídense de esas tradicionales masas enormes de harina blanca y cobertura de azúcar que nos dejan mareados, deprimidos y sedientos. 
Estos rollitos son perfectamente satisfactorios a todo nivel. Dulces pero no empalagosos. Pequeños para que repetir no nos cause culpa y además, nutritivos porque están hechos con harina integral, mantequilla de la mejor calidad y canela. 
El truco es tomar una receta y mejorarla. Reemplazar los ingredientes refinados por integrales y siempre, siempre, utilizar la tercera parte de azúcar que se indica. Será más que suficiente. 
Así sí es delicioso hornear.

Rollitos de Canela pero… integrales!
Olvídense de esas tradicionales masas enormes de harina blanca y cobertura de azúcar que nos dejan mareados, deprimidos y sedientos.
Estos rollitos son perfectamente satisfactorios a todo nivel. Dulces pero no empalagosos. Pequeños para que repetir no nos cause culpa y además, nutritivos porque están hechos con harina integral, mantequilla de la mejor calidad y canela.
El truco es tomar una receta y mejorarla. Reemplazar los ingredientes refinados por integrales y siempre, siempre, utilizar la tercera parte de azúcar que se indica. Será más que suficiente.
Así sí es delicioso hornear.

Seguimos trayendo entre todos comida a la mesa para compartir con los amigos del trabajo. Abundantes y deliciosos almuerzos con gente feliz.

Seguimos trayendo entre todos comida a la mesa para compartir con los amigos del trabajo. Abundantes y deliciosos almuerzos con gente feliz.

Fibra: no la olvidemos durante las festividades. 

En estos días de darnos gusto y de platos pesados es esencial que aseguremos una buena digestión. Por eso necesitamos una buena dosis diaria de fibra dietética que permita barrer y ayudar a mover lo que queda en nuestro intestino al final del proceso digestivo. 

Por estas fechas nuestra atención se centra en los platos especiales, ricos en proteínas animales, carbohidratos refinados y azúcar, y poco pensamos en las ensaladas o los vegetales. Y si además salimos de vacaciones, el cambio en los ingredientes y en la preparación de nuestras comidas se nota en nuestra digestión. Nos podemos sentir pesados e inflamados.

Una ayuda sencilla y deliciosa a nuestro sistema digestivo se encuentra en esta sencilla receta para el desayuno, rica en fibra:

Ingredientes 
2 cucharadas de avena
1/2 manzana pelada, finamente rallada
1/2 taza de fruta favorita de estación 

Preparación 
En un plato hondo servir la avena y cubrirla con agua hirviendo. Dejarla expandir mientras se pela y se ralla la manzana. Incorporar la manzana a la avena y revolver rápidamente para que ésta no se oxide. Adornar la mezcla con fruta picada. 

Yo no tenía especias a mano, pero me habría encantado ponerle un poco de canela a mi avena. En donde me encuentro los arándanos abundan y pienso aprovechar todas sus propiedades.

Este es un desayuno sencillo, delicioso, con cero aditivos, naturalmente dulce y que nos llenará de energía toda la mañana. 

Después de esta dosis de fibra a disfrutar de las fiestas!

Fibra: no la olvidemos durante las festividades.

En estos días de darnos gusto y de platos pesados es esencial que aseguremos una buena digestión. Por eso necesitamos una buena dosis diaria de fibra dietética que permita barrer y ayudar a mover lo que queda en nuestro intestino al final del proceso digestivo.

Por estas fechas nuestra atención se centra en los platos especiales, ricos en proteínas animales, carbohidratos refinados y azúcar, y poco pensamos en las ensaladas o los vegetales. Y si además salimos de vacaciones, el cambio en los ingredientes y en la preparación de nuestras comidas se nota en nuestra digestión. Nos podemos sentir pesados e inflamados.

Una ayuda sencilla y deliciosa a nuestro sistema digestivo se encuentra en esta sencilla receta para el desayuno, rica en fibra:

Ingredientes
2 cucharadas de avena
1/2 manzana pelada, finamente rallada
1/2 taza de fruta favorita de estación

Preparación
En un plato hondo servir la avena y cubrirla con agua hirviendo. Dejarla expandir mientras se pela y se ralla la manzana. Incorporar la manzana a la avena y revolver rápidamente para que ésta no se oxide. Adornar la mezcla con fruta picada.

Yo no tenía especias a mano, pero me habría encantado ponerle un poco de canela a mi avena. En donde me encuentro los arándanos abundan y pienso aprovechar todas sus propiedades.

Este es un desayuno sencillo, delicioso, con cero aditivos, naturalmente dulce y que nos llenará de energía toda la mañana.

Después de esta dosis de fibra a disfrutar de las fiestas!

ar-rivero:

Documental sobre las protestas campesinas en Colombia.

ar-rivero:

Los dueños de lo que consumimos son unos pocos.
Tomado de: Filosóraptor.

ar-rivero:

Los dueños de lo que consumimos son unos pocos.

Tomado de: Filosóraptor.

Granola hecha en casa

En la clase hablamos de la importancia de un buen desayuno para asegurar que nuestro cerebro obtenga un flujo constante y prolongado de glucosa. Nada más importante para un estudiante.

Desafortunadamente la mayoría de los cereales de caja producidos por las grandes marcas no ofrecen los carbohidratos complejos que necesitamos y sí nos esconden azúcares y aditivos en cereales altamente refinados. 

Por eso como buenos revolucionarios lo mejor es jugar con nuestras propias reglas y crear la granola perfecta.

Para mi la granola perfecta lleva:

100 gr de coco deshidratado

100 gr de avena en hojuelas

80 gr de almendras

40 gr de chía

40 gr de sésamo

50 gr de semillas de calabaza

30 gr de aceite de coco

40 gr de mezcla de chocolate con canela y panela orgánica

1 pizca de sal

2 cucharaditas de canela

1 cucharadita de extracto de vainilla

Seguí la receta de granola de cacao y canela de la maravillosa aplicación The Whole Pantry que me inspira constantemente, pero no añadí miel porque el chocolate que usé ya traía panela.

Para obtener una granola tostadita y deliciosa es necesario mezclar todos los ingredientes. Primero las semillas con el chocolate y el aceite para que se derritan, después va la canela y la vainilla y luego el resto de ingredientes. La mezcla se lleva al horno precalentado a 200 grados en latas cuidando que quede finamente extendida para que se tueste pareja.

Lo siguiente es disfrutar del olor a especias y chocolate que empieza a inundar la cocina y a los 20 minutos está lista. Esperar a que enfríe y probarla, volver a probarla, otra vez, ya, la última, de verdad la última, dejar aunque sea un poco para el desayuno.

Buenas grasas, fibra, proteína, minerales y vitaminas y mucho combustible para una mañana de actividad cerebral. Un cereal de desayuno que cumple lo que promete.

Leche de almendras

Ayer preparé una granola con montones de ingredientes deliciosos y aunque podría comérmela a cucharadas de lo rica que quedó preferí ser más moderada y esperar hasta la hora del desayuno para disfrutarla.

El tema es que no sabía con qué acompañar mi granola. No tomo leche de vaca porque ese líquido que venden en los supermercados, blanco, aguado, dulzón, que viene en bolsas, no necesita refrigeración y no se pudre NO puede ser leche. Además obtengo el calcio que mis huesos necesitan de otros alimentos: bok choi, espinacas, fríjoles, hummus, chía y … de las almendras.

Así que nada mejor que una taza de leche de almendras extra fresca para acompañar mi granola. 

Prepararla es simple. Para 2 tazas de leche deja aproximadamente 50 gr de almendras remojando en agua durante toda la noche. Este paso es importante porque si usas las almendras sin remojar estarás consumiendo también las enzimas que inhiben que la nuez germine haciendo más difícil la digestión y asimilación de sus nutrientes en nuestro cuerpo.

La mañana siguiente tendrás almendras que han iniciando su proceso de germinación y de mayor valor nutritivo.

Bota el agua del remojo y licúa las almendras en 2 tazas de agua. Luego pasa la leche a través de un colador hecho de tela, o un filtro de tela para cafe reservado para esta labor. Exprime la tela con tus manos para sacar todo el líquido. 

Lista la leche de almendras. No tires el afrecho. Guárdalo bien tapado en la nevera y te servirá para preparar galletas y muffins.

comida viva, fresca, sabrosa y amorosa

view archive



Acerca de mi

Ask me anything